06 julio 2006

Bach y los pecados capitales

Hace unos días comentaba aquí mismo que en la escena que más me gusta de El silencio de los corderos suena música de Johann Sebastian Bach; hoy mencionaré otra de esas escenas responsables de mi fiebre cinéfila (más bien por la película en su conjunto), la podemos ver en Seven, de David Fincher. En ella, partiendo de situaciones tópicas, como lo son el poli negro-poli blanco, uno de ellos novato e impulsivo y el otro a punto de jubilarse y calmado y reflexivo-hasta el putno de que jamás ha sacado su pistola-, Fincher consigue crear un icono del cine de los noventa y una nueva forma de tratar a los psicokillers en el cine (como funcionó, tuvimos, y seguimos teniendo, imitaciones hasta hartar). Además me parece un detalle muy inteligente no poner el nombre del actor queinterpreta al asesino en los títulos de crédito iniciales, pues al ser n actor conocido y aparecer poco tiempo en pantalla, con el paso de la película los espectadores se preguntarían ¿dónde está Poochie?... ah, no, eso es de otra serie...la escena a la que me refiero transcurre en la Biblioteca. El personaje de Morgan Freeman va a investigar obras clásicas que hablen de los pecados y, ya con la Biblioteca cerrada, uno de los vigilantes le pregunta si quiere esuchar música... el resultado es que vemos a Morgan Freeman leyendo la Divina Comedia de Dante y El Paraíso Perdido de Milton mientras suena la suite nº 3 BWV 1068 de Bach, lo que compensa con creces la insulsa escena de la cafetería con Gwyneth Paltrow. Por cierto que lo que se puede escuchar al final del post es exactamente la versión que suena en la película (la he subido de mi colección particular).


Powered by Castpost

PD: en el post del Doctor se me olvidó comentar: piensa por un momento:¿cuánto tiempo crees que sale Anthony Hopkins en El silencio de los corderos?¿Cuánto? no llega a 16 minutos, es el ganador de un Oscar como actor principal que menos tiempo aparece en pantalla Eso es llenar una película

3 comentarios:

Gizmo dijo...

Oh, por dios, al fin algo que vale la pena. Y encima con algo del Maestro (sí, en mayúsculas) al final. Que precioso que es esto (lo estoy escuchando). El que diga que no le arranca una lágrima realmente no tiene idea de NADA.

Respecto a la pd, interesante dato, nunca me había puesto a pensarlo. Pero que grande que es Hopkins, por dio'.

Saludos, y tal vez te revise un poco los archivos.

Gizmo II

Caronte dijo...

gracias por su comentario, si revisa los archivos podrá ver un video de Glenn Gounod interpretando el aria de las variaciones Goldberg de Bach. Saludos

Oulanem dijo...

Qué nivel tienen los lectores de La Barca, joder!

Interesante reflexión, Caronte...Desde aquí puedo oler tu melomanía :P

Abrazos.