20 febrero 2006

Manchas en el silencio



" -EL CLIENTE: Dios hizo el mundo en seis días, y usted no es capaz de hacerme un pantalón en seis meses.

-EL SASTRE: Pero señor, mire el mundo y mire su pantalón.
Para empezar, hablemos de otra cosa, hablemos de dudas antiguas, caídas en el olvido, o reabsorbidas por elecciones que no se ocupan de ellas, por lo que se ha convenido en llamar obras maestras, malas esculturas y obras de mérito. Dudas de aficionado, claro está, de aficionado muy sabio, tal y como sueñan los pintores, que llega agitando los brazos y se marcha agitando los brazos, con la cabeza aturdida por lo que ha creído entrever. Qué tontería las preocupaciones del ejecutante, al lado de las angustias del aficionado, que nuestra iconografía de tres al cuarto ha cebado de fechas, de períodos, de escuelas, de influencias, y que sabe distinguir, hasta tal punto es sabio, entre un gouache y una acuarela, y que de vez en cuando cree adivinar lo que ama, manteniendo el espíritu abierto. Pues el pobre se imagina que nada de lo que es pintura debe serle extraño. (...) Al ser humano se le ha hecho lo imposible para que elija. Para que tome partido, para que acepte a priori, para que rechace a priori, para que deje de mirar, para que deje de existir, delante de una cosa que simplemente habría podido amar, o encontrar fea, sin saber por qué. "

Samuel Beckett

3 comentarios:

erizo dijo...

Esa imagen es una maravilla. Estudios psicológicos demuestran que la capacidad de elección provoca infelicidad...
Un abrazo.

Eduardo dijo...

Me encanta Beckett...

(perdón lo escueto, solo quería que supieras que me pasé por aquí)

un saludo a ti también.

Caronte dijo...

tema interesante,erizo, ya decía Buda q la causa del sufrimiento es el deseo,quizás haya que decantarse por la depresión blanca de Mersault.
Gracias por vuestros comentarios.Sigamos buscando a Godot