03 marzo 2006

los nostálgicos del antiguo régimen


El pasado miércoles un energúmeno colocó un rudimentario artefacto explosivo en el teatro Alfil de Madrid, donde Leo Bassi(cuyo trabajo ni me va ni me viene) representa su obra "La revelación" en la que, según él, se hace una "crítica al monoteísmo del antiguo testamento", aunque afortunadamente el artefacto no llegó a explotar con lo que ni siquiera ha habido daños materiales. El precedente de este acto fascistoide fue la manifestación la semana pasada de unos doscientos animales de "Alternativa Española" que, con banderas de españa(seguramente alguna llevaría el pollo), fotos de Benedicto XVI(Palpatine) y pancartas en las que se podían leer insultos(lo de ellos es libertad de expresión) a Zapateros y perlas como "España católica y unida" berreaban delante del teatro pidiendo el cese inmediato de la obra. Entiendo que la última vez que alguno de estos españolísimos fueron al teatro fue cuando hicieron de pastorcillo en el Belén de su colegio o allá en el franquismo cuando entraban a patalear en el gallinero cada vez que se representaba algo de Camus o Beckett, pero de ser alérgico a la cultura a este tipo de acciones hay mucha diferencia, si bien se ha tomado como algo menor, aunque me pregunto cómo habrían sido las reacciones si el intento de anulación hubiera sido "al revés"...ya me parece estar escuchando a las hordas peperianas manifestándose a través de la marioneta que tienen como líder:"Esstosh quieren otra guerra civil, y Zapaterosh sse lo permite..."

"El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma." Arthur Miller

2 comentarios:

Negativo dijo...

100% de acuerdo con tu opinión. En este país sobran borregos y falta cultura. A algunos que probablemente no sepan ni leer, el fascismo habría que curárselo viajando.- Un abrazo.

La navaja en el ojo dijo...

Tenéis mucha razón el uno y el otro.