30 marzo 2006

Atlas


He llegado a un punto en el que no puedo avanzar ni retroceder, tan sólo destruirme. Tengo que poner delante mía todas las obsesiones que me aplastan, volver a perseguir el Ideal...y entonces volvemos al principio de Demian:"Para nacer hay que destruir un mundo"

4 comentarios:

Salón de sol dijo...

Otra frase dice:
"Tú sólo tienes miedo si no estás en armonía contigo mismo".
Y para eso tienes que aceptarte...
Saludos, Helena.

La navaja en el ojo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
La navaja en el ojo dijo...

Acabo de leer en otro blog que para poder abrir nuevas puertas siempre es necesario cerrar otras. Es más o menos lo que tú expresas aquí. Me gusta.

Oulanem dijo...

¿Qué ocurrirá el día en que Atlas se canse realmente de sostener, día tras día, el mundo sobre sus hombros? Quizá estemos sobrepasando el umbral de su paciencia...

Abrazos.