11 octubre 2006

G.S.


Powered by Castpost

Todo comenzó hace 15 años aproximadamente. Miraba entre los libros que hay en mi casa, buscando un nuevo abismo en el que sumergirme ("cuando miras en el abismo, el abismo te devuelve la mirada"...); esa misma mañana había terminado "Las aventuras de Arthur Gordon Pym" de Poe y, tres libros más a la izquierda, en esa misma estantería, un extraño apellido me hizo inclinar la cabeza para leerlo bien:

KAFKA
La metamorfosis...éste.

Después de la última página sentí un terror hasta entonces desconocido. "Aquella mañana, después de un agitado sueño, Gregorio Samsa se encontró convertido en un espantoso insecto". Lo que había leído no era ninguna historia del futuro, ni de ninguna civilización antigua, era una familia y una casa como la mía, y durante muchas noches apenas pude dormir pensando en la posibilidad de amanecer convertido, yo también, en un espantoso insecto. Tal vez fuera el inicio de mi largo y bibliófilo insomnio. Años despues, volví a coger el mismo volumen de tapas rojas y letras doradas...

La metamorfosis.

Y lo que comenzó siendo terror pasó a ser admiración, empatía, obsesión...a pesar de que algunas mañanas, después de un agitado sueño, despierto convertido en un espantoso insecto.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy en día, con las vidas recluidas y el Internet, todos podemos convertirnos en insectos sin que nadie se dé cuenta. Mientras tengamos patitas para teclear y hacer clic en el ratón...

Caronte dijo...

cierto, o mientras podamos mirar a otra parte mientras todo se desmorona...

Oulanem dijo...

...Y el mundo se pudre irremisiblemente.

Senses & Nonsenses dijo...

excelente post! bellísimo homenaje a un libro imprescindible.
abrazos de alguien que muchas mañanas se levanta como gregorio samsa, convertido en un insecto.

Caronte dijo...

me alegro de no ser el único. Muchas gracias por vuestros comentarios. abrazos kafkianos.