07 agosto 2007

El caminante sobre el mar de nubes



Figura clave del romanticismo alemán, y formador junto a Tieck y Novalis (que también tienen unos cuantos posts estos dos) de un centro literario-artístico en Dresde, Caspar David Friedrich, crea con esta obra todo un símbolo de una época, una forma de entender el arte y la vida que todavía algunos soñadores siguen manteniendo. Friedrich daba a todas sus pinturas un carácter alegórico, así, en el primer plano se encuentra el hombre, de espaldas al espectador, como en la mayoría de sus cuadros, con una pierna adelantada a la otra, dominando el lugar donde se encuentra (la vida terrestre), aunque necesita un bastón y mira al más allá...las rocas en medio de la escena simbolizan la fe del hombre, las montañas del fondo representan a dios y el mar de nubes el infinito, la eternidad.

El hombre se encuentra solo ante la inmensidad de la naturaleza, que contrasta con sus aparente insignificancia, creando un ambiente de misterio y puramente romántico.

(H. Zerner propone otra interpretación simbólica de los elementos: la niebla sería la imagen de las divagaciones, de la realidad escondida, la barrera entre la tierra y el cielo; las rocas, lo que los une, la imagen de la fe.)

PD: Destaco también un cuadro que, al igual que pasara con su "la cruz en la montaña" en 1808, se adelantó a su tiempo: "El mar de hielo"

8 comentarios:

Glunia dijo...

Ooohhh, romanticismo ...... Tu eres uno de "esos" que siguen creyendo ...........

First we take Manhattan .........

erizo dijo...

Me gusta.
Es curioso, la noche anterior a la de ayer comencé a leer Werther.

Preciosa la música.

Un abrazo.

Senses & Nonsenses dijo...

los cuadros ganan con los análisis sobre 'el caminante...', además leer el post con la música de 2046 es sublime. ...después de leer las interpretaciones no puedo evitar hacer tb una lectura espiritual de los otros dos cuadros.

un abrazo

sería estupendo volver a donosti para ver lo último de cronemberg. estoy más cerca. si abre el festival seguro que está el equipo.

Caronte dijo...

Glori: como te dije me temo que sí, q soy uno de "esos"...then we take dublin

erizo: ya me dirás qué te van pareciendo los sufrimientos del joven werther(música preciosa de una película preciosa)

senses: me fascinan las historias que hay detrás delas obras q admiro, bueno, no siempre, pero normalmente sí. Si vas a donosti a la apertura y ves al equipo ya me dices como es naomi de cerca, eh? o mejor me la mandas para comprobarlo yo ;)

besos y abrazos.

Luna Agua dijo...

Un REGALO he recibido e este espacio.
La música resonando en mi espacio con todo el volúmen, la descrpción de una pintura, que tal como la describes... es así como realmente se foza una pintura.
No tengo esa capacidad de hacerlo, soy inculta en eso.

Gracias

Mario dijo...

Alguna vez leí un ensayo en el que un filósofo mexicano se proponía imaginar cómo sería el cuadro de Friedrich visto desde el punto de vista opuesto, es decir, contemplando la inmensidad de la naturaleza que el personaje del bastón tiene frente a sí mismo, pero reflejado en su expresión... Me pareció un ejercicio muy interesante, aunque un poco inútil. Precisamente, el romanticismo implica una valoración de la subjetividad y de esa dimensión no del todo comunicable que define la conciencia... Estupendo post y, como dice Senses, magníficamente rubricado... Saludos

La navaja en el ojo dijo...

Me encanta Friedrich.

Anónimo dijo...

buenas:)
estoy haciendo un trabajo sobre el cuadro: El caminante sobre el mar de niebla de Friedrich, y me gustaría saber si alguien sabe el valor del cuadro en euros o dólares, me da igual(aun que sea aproximadamente).
Gràcias